Callejeando en Donosti

Salir y pasear, escucho ese sonido tan temprano, el sonido de la tranquilidad, el sonido del silencio, ese silencio que tan solo es interrumpido por la apertura de una cafetería, de los pequeños pero marcados pasos de una señora que se cruza conmigo, de unos jóvenes intercambiando unas palabras comentando como  han pasado esa noche, y un pequeño sonido que viene del final de la calle. El mar, otro gran compañero de viaje. En fin, pasear, sentir, ver y sobre todo disfrutando de  Donosti

 

.

2 comentarios sobre “Callejeando en Donosti

Agrega el tuyo

    1. Mucha gracias Sandra. Me alegro que te hayan transmitido esas sensaciones porque en ese momento era lo que sentía. Entre ellas, hay una que es muy curiosa, y una segunda que me parece muy fuerte y bella a la vez. A ver si estamos de acuerdo. Eso significaría para mí, que realmente he transmitido lo que veía y sentía a la vez.
      Un saludo.

      Me gusta

Responder a amotxa Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: